Síntomas físicos de la ansiedad

Conocer los síntomas de la ansiedad más comunes nos ayudará a entender si lo que está experimentando nuestro cuerpo puede deberse a la ansiedad y la necesidad de poner freno a nuestra activación excesiva física y mental.

También puede ayudar a aquellas personas que se asustan con los síntomas de ansiedad, interpretándolos como sinónimo de otro tipo de enfermedades: “me está dando un ataque al corazón”, “tendré cáncer”, etc. a darse cuenta que pueden ser síntomas de sufrir ansiedad y no de ninguna otra patología. No obstante, ante cualquier sintomatología de este tipo, siempre es imprescindible el diagnóstico médico y/o psicológico/psiquiátrico, qué será quien determinará realmente si lo que sentimos es ansiedad o es necesario descartar otras enfermedades.

Alerta ante la sintomatología relacionada con la ansiedad y el estres

Los síntomas que pueden afectar a las reacciones corporales los denominaremos síntomas físicos, aquellos que afectan a las reacciones psicológicas serían los síntomas psicológicos. Los que actuan sobre los cambios en el comportamiento o síntomas de conducta que también pueden influir en nuestra capacidad intelectual, son los síntomas intelectuales o cognitivos, y los que perjudican a nuestras relaciones sociales son los  síntomas sociales. En este artículo nos centraremos en los síntomas físicos relacionados con la ansiedad.

¿Cómo puede reaccionar mi cuerpo físicamente ante la ansiedad?

Como explicábamos en el artículo que hablaba de forma más general sobre la ansiedad, cuando nuestro cerebro percibe un peligro activamos la zona de alarma, lo que significa que se activa una parte de nuestro sistema nervioso, es esta activación la que provoca los síntomas físicos de la ansiedad preparando al organismo para afrontar el supuesto peligro, de manera que podemos sentir:

Sensación de nerviosismo e inquietud

Normalmente inexplicable pues no se sabe bien porque ocurre pero sí notamos qué nuestro cuerpo empieza a sentirse más agitado debido a que el cuerpo libera adrenalina y noradrenalina en las situaciones de peligro. Recordad siempre como se siente nuestro cuerpo ante un susto.

Taquicardia

Dado que el cuerpo ha aumentado la frecuencia y la fuerza de los latidos del corazón, con el objetivo de que puedas atacar o huir de la situación que está provocando dicho estado de ansiedad.

La taquicardia es un sintoma fisico de la ansiedad

Mareo

La tensión de los músculos, más concretamente de la zona de las cervicales disminuye el aporte de sangre a la cabeza, y por eso podemos sentir mareo.

Opresión en el pecho

Causado por la tensión de los músculos que rodean la parte de los pulmones, por tener más oxígeno del necesario.

Falta de aire

Porque tu cuerpo respira más cantidad de aire y más deprisa, al tener más oxigeno en sangre hace qué notes muchas de las sensaciones internas que estamos explicando, y la sensación sea de falta de aire aunque normalmente lo que ocurre es todo lo contrario, tenemos un exceso de oxígeno, es lo que se conoce como hiperventilación.

Sudoración, calor, sofocos y escalofríos

Debido a que aumenta la temperatura en las zonas corporales más vitales a la vez que se activa el mecanismo del sudor.

Naúseas y molestias digestivas

Son efectos normales que provoca  la misma activación del organismo en el sistema digestivo.

Tensión y rigidez muscular

Por la tensión muscular excesiva.

Cansancio y agotamiento

A veces incluso, después de haber dormido un número de horas suficientes despertarnos con la sensación de que estamos enormente cansados/as, debido a mantener los músculos tensos durante mucho tiempo.

Otro síntoma es el cansancio o fatiga

Hormigueo en brazos y piernas

Este síntoma suele ser común aunque más desconocido y causa sensación de extrañeza en quienes aparece, no asociándolo normalmente a la ansiedad. Sin embargo, el hormigueo aparece cuando tenemos ansiedad porque al activarse la zona de alarma, el cuerpo dispone de mayor cantidad de sangre en los lugares donde puede ser más necesaria, dejando el resto del cuerpo con un riego menor, al tratarse de un mecanismo de supervivencia; de este modo, si fueses herido serías menos propenso a desangrarte.

Síntomas relacionados con la hiperventilación

La hiperventilación antes mencionada, o los efectos de respirar demasiado rápido, lo que hace que exista más oxígeno en la sangre, porque tomamos más oxígeno del que gastamos, puede provocar sensaciones internas muy desagradables como puede ser visión borrosa, sensación de irrealidad, sensación de atragantamiento, etc. y contribuir al origen y mantenimiento de los síntomas anteriormente mencionados.

Aunque las sensaciones en nuestro cuerpo al hiperventilar son muy angustiosas para quienes la padecen, es una reacción normal de nuestro organismo cuando se activa la zona de alarma y que algunas personas pueden sentir cuando hacen ejercicio físico. Si el peligro fuese real y tuviésemos que salir corriendo, el exceso de oxígeno lo gastaríamos y no tendríamos las sensaciones de la hiperventilación, pero como se trata de una activación ante una situación no real, nuestro cuerpo tiene un exceso de oxígeno innecesario, pero hay que tener en cuenta, que la hiperventilación no supone ningún peligro, y es fácilmente controlable si aprendemos a controlar nuestra respiración. Aspecto al que dedicamos un artículo dentro del apartado de técnicas para controlar la ansiedad mediante la respiración abdominal.

Hiperventilacion

Otros síntomas físicos de la ansiedad

Otras señales físicas relacionadas con la ansiedad que pueden aparecer como consecuencia de la activación de la zona de alarma, son la sensación de mareo e inestabilidad, el famoso “nudo” en el estómago, y los temblores de manos y pies. Si la ansiedad es muy alta pueden aparecer alteraciones en el sueño, alteraciones en la alimentación y la respuesta sexual.

Recordar que no todas las personas tienen los mismos síntomas, ni éstos la misma intensidad en todos los casos. Cada persona según su predisposición biológica y/o psicológica, se muestra más vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas.

Todos estos síntomas serían útiles si nos encontrásemos ante un peligro real, pues necesitaríamos activarnos, defendernos, huir, correr, etc. pero si hemos activado nuestra zona de alarma con nuestras preocupaciones, el cerebro no puede distinguir entre un peligro real o imaginario, e igualmente prepara al organismo. Si somos capaces de comprender este mecanismo, y no nos asustamos con los síntomas descritos, si no lo tomamos como algo “normal” ante las preocupaciones, estaremos dando el primer paso para controlar y superar la ansiedad. Ahora bien, si interpretamos estas sensaciones como peligrosas, se activará aún más la zona de alarma, y por tanto, los síntomas irán aumentando, el miedo también y cada vez tendremos más ansiedad.

Terminamos con un video que resume graficamente todo lo expuesto en este artículo de los sintomas de ansiedad relacionados con nuestro cuerpo.

No te asustes de la ansiedad, compréndela, manéjala y poco a poco desaparecerá !!